Conductor: STOP, no se impaciente.

Los que queremos que la bicicleta se convierta en una alternativa real a los otros medios de transporte mucho más contaminantes, no entendemos la intolerancia de los conductores que cada día se desplazan acelerados por nuestras ciudades, frente aquellos ciudadanos que utilizan la bicicleta en su día a día para desplazarse por la ciudad, si no más bien todo lo contrario. Por eso, desde aquí les pedimos, que lean estas breves líneas y seguro que después de una pequeña reflexión, les ayudamos a verlo de forma diferente.

No solo no debemos desquiciarnos, si no que debemos estar agradecidos a todos aquellos ciudadanos que cada día cogen la bicicleta para ir al trabajo, hacer la compra o simplemente desplazarse por la ciudad, este gesto implica un beneficio enorme para todos los vecinos que poblan y habitan las grandes ciudades. Con ese pequeño gesto de dejar el coche diariamente y subirse a la bicicleta, nos aportan mucho más de lo que nosotros pensamos, voy a enumerar unos cuentos beneficios, que no todos,…. sí aquellos que hoy cogen la bicicleta, cogieran el coche como hacen la mayoría de los ciudadanos, tendríamos muchísimos más atascos, saturación del aparcamiento en las zonas céntricas de las ciudades, se incrementaría la emisión de gases contaminantes e invernaderos, y la contaminación acústica se dispararía y encima deben aguantar a conductores impacientes, cuando debería ser todo lo contrario, deberían ser respetuosos con ellos y agradecerles su uso.

En todas la cumbres internacionales, se habla del efecto invernadero, de los altos índices de contaminación que tenemos en nuestro mundo, de la reducción de la capa de ozono, del aumento del deshielo de los polos, del calentamiento global y acelerado que está sufriendo el mundo, del incremento de las zonas desérticas, pero somos incapaces en nuestro día a día, de aportar nuestro granito de arena, para invertir esta situación, y encima somos intolerantes e impacientes con aquellos que si lo están haciendo.

Pero quien más puede hacer por impulsar y normalizar el uso de la bicicleta en las ciudades, son los poderes públicos, fomentando el uso de las bicicletas en las ciudades, con actuaciones, que incentiven no solo su uso, si no que garanticen la seguridad de los que van encima de ellas. Esta muy bien hacer carriles bicis para el ocio, del fin de semana, pero debemos trabajar, en realizar carriles bicis que realmente ayuden al desplazamiento diario por las ciudades.

Estamos seguros que entre todos, poco a poco, lo conseguiremos, mientras tanto. Vitoria puede ser nuestra ciudad a seguir como ejemplo para el resto de las ciudades españolas y un dato para la experanza

Nueva York y Washington DC: el doble de ciclistas urbanos en cuatro años

GRACIAS CICLISTA URBANO.